Adulto mayor de 108 años es parte del Programa Mis Mejores Años en Chimborazo

RIOBAMBA, Chimborazo.- Lo encontramos en medio del patio de su casa en la comunidad Guapa de la parroquia Quimag, provincia de Chimborazo. Ocupa el puesto principal pues ese día, 10 de abril, Don Alejandro Colcha cumplía 108 años de edad. Es posiblemente el hombre más viejo de la provincia. El día de su cumpleaños vestía un suéter gris y pantalón negro. Con elegancia recibía a sus invitados.

Cuenta su quinta hija, María Asunción Colcha, que hasta hace dos años mudaba el ganado y regaba el agua en los cultivos. “Lamentablemente por su edad ya no puede caminar sino es con ayuda”. En total “Don Alejo”, como es conocido en el sector, tuvo 7 hijos en dos matrimonios. Se cuentan 25 nietos y un número indeterminado de bisnietos. Su nieta Carmen Minagua rescata de su abuelo el cariño por su familia. “Nosotros nos turnamos para cuidarlo. Le devolvemos ese cariño”.

Alejandro Colcha recibe desde el 2013 la pensión jubilar no contributiva que otorga el Gobierno a través del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) a los adultos mayores que nunca se afiliaron o jubilaron al Seguro Social. Desde enero esta pensión se duplicó a 100 dólares mensuales gracias al Programa Mis Mejores Años. Él tiene ese derecho por sus condiciones de pobreza y edad. El dinero lo ocupa en su alimentación y el pago de servicios básicos.

Lupe Ruiz Chávez, directora distrital del MIES en Chimborazo, participó de esta celebración. “Estamos honrados de poder compartir con esta familia que cuida a su abuelito y que no lo abandona. Auguramos muchos años más para Don Alejandro”, dijo la autoridad tras entregar al adulto mayor una placa conmemorativa, en donde se refirma el compromiso del gobierno de seguir asistiéndolo.

Actualmente en Chimborazo más de 26 mil adultos mayores reciben la pensión jubilar contributiva del MIES consistente en 50 dólares mensuales. De ese total 1.656 pertenecen al programa Mis Mejores Años que duplica esa transferencia de 50 a 100 dólares y que está destinada a los adultos mayores en pobreza y extrema pobreza. (I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *