Richard Carapaz se consagra

ITALIA.- Del Carchi para el mundo. Richard Carapaz escribió con letras doradas su nombre y el del Ecuador en la historia del 101 Giro a Italia.

Demostrando una vez más sus grandes dotes de escalador, el tricolor, de 24 años, ganó la octava etapa y se consagró en el santuario de Montevergine di Mercogliano, al sur de Italia.

Richie volvió a romper otra muralla en su fulgurante progresión como ciclista profesional y levantó los brazos por primera vez en una Gran Vuelta por etapas. Lo hizo, además, a lo grande, dejando atrás a todos los favoritos con una espectacular arrancada en el último tramo de ascenso a Montevergine di Mercogliano.

“Tenía buenas piernas, así que decidí atacar desde lejos, a dos kilómetros del final. Era el momento adecuado para irme solo, sabía que no podía ganar en un esprint”, narró el ecuatoriano al final de la carrera.

Carapaz tuvo la fuerza y la categoría para conservar una corta ventaja de 7 segundos sobre el italiano Davide Formolo, el primero de los perseguidores. El francés Thibaut Pinot fue tercero de la etapa tras haber lanzado el sprint. Ahora es cuarto en la general a 41 segundos.

“La verdad es que es una victoria preciosa. Ni yo mismo puedo creer aún haber conseguido esto. Han sido semanas de trabajo muy duro para llegar hasta este Giro. Ya Asturias fue bonito, por lograr mi primera victoria en Europa, pero alcanzar esta enorme recompensa aquí en el Giro es increíble”, acotó el carchense sin perder su sencillez.

Richard Carapaz no solo que conservó la camiseta blanca de líder entre los jóvenes, sino que además dio el gran salto al octavo casillero de la general. Ahora se encuentra a 1 minuto y 6 segundos del líder, el inglés Simon Yates.

El ecuatoriano no quiere presionarse. A partir de ahora y con el objetivo cumplido, el corredor del Team Movistar español espera tener más oportunidades hasta la meta final en Roma. “Es momento para comenzar a conocer el Giro. Es una carrera realmente larga y dura, y con todo lo que nos queda hasta Roma debemos ir día a día. Lo que podamos encontrar en el camino, bienvenido sea, y seguramente aún puedan venirnos muchas buenas sorpresas. Pero de momento toca disfrutar mucho este triunfo”, indicó.

Reconoció que hoy será otra etapa muy dura. “Nos toca plantear una nueva estrategia y quizás, seguir probando”, dijo.

El noveno tramo del Giro tendrá la meta en el Gran Sasso d’Italia, a 2.135 metros de altitud, en su parte final, cuando se alcanza el Campo Imperatore. La ascensión, de 26,5 kilómetros, es muy complicada

Luego de la premiación, Carapaz se comunicó con su esposa Tania y sus hijos Richard Santiago y Aimy Sofia, de 3 y 1 años, respectivamente. Ellos viven en la parroquia El Carmelo, en el Carchi.

Él disputa su segunda temporada en el pelotón profesional. Abrió su palmarés profesional a finales de abril al ganar una etapa y la clasificación final de la Vuelta a Asturias.

En el 2017 y por sus demostraciones lo convirtieron en una de las grandes sensaciones del año, rozando su primer triunfo pro (2º en ambas) en carreras como el GP Larciano (superado in extremis por el británico Adam Yates y por delante del colombiano Rigoberto Urán) o la Ruta del Sur, donde el suizo Silvan Dillier le aventajó por un solo segundo. Además, fue 4º en la general de Castilla y León y 6º en la de Madrid, acumulando hasta una veintena de posiciones en el top-20 en carreras de Francia, España, Italia o Suiza.

En su primera Grande, la Vuelta a España, se puso codo a codo con los favoritos en las etapas de ascenso y al final terminó en el puesto 36. (I)

Tomado de Expreso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *