“Las Manuelas” identifican más de 6 mil personas con discapacidad en Quito

Brigadistas del programa Las Manuelas, identificaron seis mil personas con discapacidades en varios sectores de Quito.

QUITO, Pichincha.- María Ramos de 84 años no pudo contener su emoción al recibir a “Las Manuelas” en su casa, en el barrio Pisulí, al norte de Quito. Su hija Beatriz Ramírez le abraza y le pide que no llore y que sonría pues “es una alegría que la Brigada haya llegado” hasta su hogar para brindarle ayuda integral.

Producto de un accidente cerebro vascular, María tiene paralizada la parte derecha de su cuerpo, lo que le ocasionó el 70% de discapacidad. Ahora, su hija es quien cuida de ella todo el tiempo y para mejorar su movilidad se le entregó un andador de adulto.

“Estoy muy agradecida por la ayuda que le entregan a mi madre, que se complementa con la atención médica del Ministerio de Salud.

Para nosotros que vivimos tan lejos de los centros de salud, la atención en el domicilio es muy importante porque es difícil movilizarnos”, indicó Beatriz.

María forma parte de las más de 6.000 personas que han recibido la visita de la Brigada conformada por “Las Manuelas”, el Médico del Barrio, técnicos del Ministerio de Inclusión Económica y Social y miembros de las Fuerzas Armadas, en la provincia de Pichincha, cantón Quito.

Además de constatar que las personas con discapacidad cuentan con el carnet, luego de identificar sus necesidades se les proporciona ayudas técnicas con el fin de que se conviertan en actores que puedan disfrutar de sus derechos y llevar una vida productiva, sana y participativa.

Santiago Toapanta sentado en una silla de plástico esperó la segunda visita de las brigadistas quienes, luego de levantar su información y necesidades, llegaron a su domicilio para entregarle una silla de ruedas, un cojín y un colchón antiescaras.

“Con la nueva silla de ruedas que recibió mi padre ya podremos salir de la casa y llevarle a al médico”, manifestó su hija Rosa Toapanta. A este adulto mayor de 83 años se le proporcionará ayuda integral, ya que producto de su ceguera no puede valerse por sí mismo y presenta el 99% de discapacidad física, vive solo y recibe el Bono de Desarrollo Humano.

Durante el recorrido, la Brigada también llegó al hogar de Diógenes Ramírez, de 79 años con 43% de discapacidad auditiva, a quien se le entregó un bastón de adulto; y hasta la casa de Yanin Barre, de 7 años, acudieron para dotarle de una silla de ruedas que será un apoyo para que su madre pueda movilizarla, pues tiene 67% de discapacidad física por un problema congénito.

Esta semana, las brigadistas de la zona 9 continuarán su recorrido por el norte de Quito y visitarán las parroquias: Chavezpamba, Atahualpa, Perucho y Puéllaro. (I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *