40 años de Patrimonio se celebra con sabor

Quito celebra 40 años de la declaratoria como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

QUITO, Pichincha.- Quito celebra 40 años de la declaratoria como Patrimonio Cultural de la Humanidad. El Ministerio de Turismo rinde homenaje a la ciudad a través de la campaña en redes sociales #QuitoEsPatrimonio que muestra la riqueza y el valor de las preparaciones de helados, dulces, cafeterías y comida tradicional que reafirman la identidad quiteña.

La Unesco declaró a la ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad el 8 de septiembre de 1978, por su riqueza  cultural e histórica.

El centro histórico de Quito posee el mayor número de iglesias por metro cuadrado de Latinoamérica e incontables historias, juegos y relatos que generan una  memoria palpable y viva.

Caminar por las calles de la urbe es detener la rutina, disfrutar de sabores y atardeceres con preparaciones tradicionales, en sitios impensables y llenos de historia.

Varias casas del casco colonial acogen negocios que persisten entre aromas y sabores con recetas ancestrales que han sido heredadas por las nuevas generaciones.

Te presentamos los sabores patrimoniales en un abreboca de #QuitoEsPatrimonio.

 Cafeterías

  • Chocolates de la Sucre (Calles Sucre y Flores). Se elabora chocolate y pan de Ambato desde hace 38 años. Disfruta de un buen chocolate y panes elaborados en horno de leña.
  • Cafetería Madrilón (Calle Guayaquil y Sucre en Pasaje Tobar). Los mejores pintados, jugos de naranjilla y sánduches de pollo se preparan desde hace 61 años.
  • Cafetería Niza (Calle Venezuela y Sucre). Se saborea café de filtro, pan especial hecho en hornos de leña, ponches, chocolates, humitas y otros aperitivos, con 60 años de tradición.
  • Cafetería Chapineros (Calles Chile y Flores). El local mantiene su actividad desde 1938, mostrando muebles restaurados de siglos pasados y el aroma del café de esencia.
  • Cafetería Alhambra (Guayaquil OE1-57 y Briceño). 60 años de tradición en la preparación de café, chocolate, ponche y otras bebidas. Las tardes de la ciudad culminan con el aroma del café.

Heladerías

  • Dulce Placer (Calles Guayaquil y Morales sector La Ronda). El negocio familiar elabora helados con sabores representativos como caca de perro (tostado de dulce), quinua, morocho, machica y sabores de golosinas de generaciones antiguas.
  • Caribe (calles Bolívar y Venezuela). Desde 1950, el Centro Histórico de Quito se ha llenado de sabor con helados de paila y máquina elaborados con mora, guanábana y otros sabores.
  • San Agustín (Calles Guayaquil 1053 y Chile). Seis generaciones mantienen la tradicional preparación de dulces y helados de paila. Desde hace 160 años, el negocio permanece en una casa patrimonial del siglo XVI.
  • Colonial (calle Guayaquil). El negocio inició hace 50 años. Se preparan helados de sabores con frutas naturales.

Comida tradicional

  • Jugos Sucre (Calle García Moreno). El negocio inició hace 18 años con la preparación de jugos de frutas de temporada. Zumos de jugos de  piña, papaya, mora, toronja, guayaba, sandia, borojó, melón, mandaría, zanahoria, naranja y otros refrescan las tardes quiteñas.
  • Guatas La Colmena (Calle Benalcázar). Con 60 años de tradición, esta comida fue traida desde Guayaquil. El negocio familiar conserva la receta tradicional de sus padres.
  • Restaurante David (Calles Olmedo y García Moreno). Desde hace 3 décadas es una pequeña hueca que ofrece comida tradicional de Quito. Su plato estrella es el seco de chivo.
  • Las Fritadas de San Blas (Calles Pedro Fermín Cevallos N10-60 y Antepara). Desde 1973, el local se ubica en el tradicional barrio de San Blas. Ofrece a los quiteños una deliciosa fritada basada en una receta familiar latacungueña.
  • La Exquisita (Calle Caldas y Gran Colombia). El patrimonio intangible se presenta desde hace 80 años. La tercera generación mantiene la tradición y el sabor de platillos con identidad quiteña.

DULCES

  • Quesadillas de San Juan (Calle Deifilio Torres – Centro Arte contemporáneo). Desde hace 78 años se preparan estas golosinas. Realizar turismo vivencial con la preparación de quesadillas es una experiencia que se debe realizar.
  • Colaciones Cruz Verde (Bolívar y Chimborazo). En pailas de cobre de hace 100 años se prepara un dulce quiteño elaborado con azúcar y maní.
  • Confitería El Gato (Calle Rocafuerte). La garapiñada (maní de dulce), maní de sal, tostado y otras golosinas se preparan desde hace 15 años. La herencia familiar se mantiene viva.
  • Espumillas El Tambo (Calle Venezuela). Un dulce de tradición ecuatoriana se prepara a base de yemas de huevo. Se puede combinar con helado, gelatina y barquillos.
  • Tradiciones Quiteñas (Calle Guayaquil). Desde hace cuatro generaciones se preparan pristiños con miel, bocadillos navideños, posibles de disfrutarlos durante todo el año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *