Pole mágica de Hamilton con Vettel tercero

El inglés dio una vuelta extraordinaria con el Mercedes en Marina Bay y Verstappen se metió con el Red Bull entre los dos favoritos.

SINGAPUR.- “Vettel, fácil eh…”. La conversación sucede entre dos jefes de equipo en la inmediaciones de las casetas de Mercedes y Pirelli en el circuito de Singapur. Por allí pasa con su monopatín Lewis Hamilton, le miran, se miran entre ellos. Bueno… parecen decirse con los ojos. Veremos. Y es que no es tan fácil este deporte, ni hacer la pole en Singapur, un circuito complejo, en la noche, en el que necesitas un coche prodigioso, pero también una concentración aún más intensa que en otros trazados. Y no lo tuvo fácil Vettel.

Ya en la Q3, al primer intento se esperaba el primer puesto del alemán, pero llegó Hamilton. Uno, dos, tres. Sectores. Morados. Seis décimas a Vettel y además se metía por delante (decíamos ayer que los Red Bull podían ocupar este) Verstappen con el Red Bull. Pero había otro intento. Por supuesto Hamilton no consiguió mejorar ese registro de iluminado que le había salido en la primera. Pero tampoco nadie lo consiguió. Pole del británico, la séptima de la temporada. El inglés da el primer paso para conseguir una victoria que sería decisiva para su quinto título mundial.

Complicado resultará mantenerse en esa posición en la salida porque Verstappen, sin nada que perder y lejos de los códigos de la F1 tradicional, se puede meter en la batalla por el título entre el Mercedes y el Ferrari. Decepcionantes Bottas, como suele, Raikkonen, regresa a esta categoría tras la pole de Monza, y Ricciardo, en sus últimos grandes premios con el equipo energético. Tras lograr la pole, Hamilton lloraba dentro del casco, sonreía con esa cara que se les pone a los que son capaces de hacer cosas que para el resto están vetadas, mientras Vettel, gesto serio, solo pensaba en la carrera y en la manera de remontar desde la tercera plaza a la victoria.

En remontadas, pero lejos de otras épocas, también pensaba Fernando Alonso. El asturiano partirá undécimo, justo lo que quería. Nice (Bonito), dijo al enterarse de que, por apenas una décima, no se metía en la Q3, entre los diez primeros. Y es que de esa manera podrá empezar con ultrablandos en vez de los hiperblandos de los que salen por delante, alargar más la parada y conseguir mejorar alguna posición en la primera parada, sin embargo lo tendrá más complicado en la salida y la primera vuelta. En cualquier caso magnífico una vez más a pesar de de todo si vamos a una lectura más profunda que el puesto once, ocho décimas a su compañero Vandoorne que se quedó en la primera tanda. Echar la vista atrás a veces no es bueno, pero conviene contar que el año pasado, con motor Honda, el español salía octavo y el belga noveno en Singapur.

Carlos Sainz, duodécimo, espera una estrategia similar a la del asturiano y desde esa posición intentará remontar hasta los puntos. En cualquier caso el gran protagonista fue un Hamilton tocado por la estrella de los elegidos que hizo una vuelta mágica y además otro piloto se metió entre él y Vettel. Queda una carrera, en Asia, en la calle, por la noche… Nada fácil eh. (D)

Tomado de diario As

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *